Sign in / Join

Con lo que se puede: la carga promedio de nafta en San Luis es de $300

Las ventas en los surtidores según la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines de San Luis (Cecasl).

Las naftas son uno de los principales «artículos de lujo» generados por la inflación creciente. A ese dato lo respaldan las ventas en los surtidores, que según la Cámara de Expendedores de Combustibles y Afines de San Luis (Cecasl), las recargas en las estaciones de servicio locales promedian sólo los 300 pesos. El consumo que apenas se mantiene en relación a periodos anteriores, contrasta con un informe nacional indica que durante el año pasado el sector registró récord en la comercialización de los hidrocarburos.

«En nuestro caso particular las ventas del año pasado fueron iguales que en 2016, inclusive en algunos meses estuvimos por debajo», aseguró el presidente de la Cecasl, José Gianello, quien comercializa la marca Axion.

Los registros de los últimos dos años arrojan que los combustibles incrementaron su precio en más de un 75 por ciento, casi un 10 por ciento más que la inflación correspondiente al mismo periodo. En el caso de YPF, a principios de 2016 el litro de nafta super costaba 14,83 pesos, mientras que en la actualidad vale 26,41 pesos; mientras que la premiun trepó en el mismo lapso de 16,60 pesos a 30,30 pesos.

Pese a esos indicadores, la consultora FGC sostiene que durante el año pasado el sector tuvo niveles de comercialización récord, con 1.885 kilómetros cúbicos vendidos. El informe asegura que durante el 2017, en naftas y gasoil,  hubo una suba en la facturación del 5,6 por ciento en relación a 2017 y del 4,6 por ciento comparado con 2016.

«Hubo un salto importante de en las marcas que lideran el mercado que son YPF y Shell, sobre todo en sus productos premium, mientras que Axion creció principalmente en el gasoil para público mayorista. Hay que tener en cuenta las ciudades grandes que son las que mueven el mercado, como Buenos Aires, Córdoba o Rosario», explicó Gianello.

Además, el titular de los estacioneros de San Luis, señaló que entre las principales causas que permitieron ese crecimiento en el ámbito nacional está el aumento en la venta de automóviles cero kilómetro, que durante 2017 tuvo cifras históricas con 690 mil unidades patentadas.

«La crisis del sector no pasa por las ventas sino por la gran carga impositiva que es monstruosa en todo el país, más el bajo margen de ganancia que es del 7,5 por ciento bruto por cada litro de combustible. A eso, además, hay que descontar impuestos, gastos y todo lo que implica mantener una estación de servicio», indicó Gianello.

Según el informe de la consultora FGC, la única petrolera que presentó una disminución en la comercialización de su volumen fue Petrobrás en un 6,1 por ciento interanual, mientras que el resto de las compañías lo incrementaron. «Se destaca el alza de los despachos de YPF (5,3 por ciento) y Shell (7,4 por ciento) y la llegada de Puma, que acaparó el 1,5 por ciento de las ventas», señala el documento.

 

Tarjetas, aún sin rédito

Un tema difícil de resolver para los estacioneros, es la aceptación de las tarjetas de crédito y débito como forma de pago.

«La posición de los bancos es dura y casi inflexible, no están a favor de bajar las comisiones ni de acortar los plazos de pago. Exigen el 1,5 por ciento de la ventas más impuestos, lo que nos quita mucha rentabilidad», afirmó Gianello.