Sign in / Join

«Es muy dificil reconocer que sos víctima de violencia»

Con la ayuda de profesionales y la contención de familia y amigos, Susana Quiroga apuesta a rearmar su vida. Su ex pareja, el policía José Jiménez, intentó matarla en Quines.

Susana Quiroga sabe, como todos, de las virtudes del agua, elemento vital. Esas probadas propiedades se hacen añicos para ella cuando recuerda que su vida casi se va en un canal de Quines, el primer día de este año. Aquel lunes, el agua tenía el frío, la turbidez y el olor de la muerte, el destino que su ex pareja, el policía José Jiménez planeó para ella, porque no quería seguir de novia con él. Susana sabe de la nobleza del agua. Tanto como sabe que Jiménez está encerrado en el Penal desde el lunes 15 de enero, otro dato fáctico. Pero eso no evita que aún hoy la angustia la agobie ante un acto tan sencillo y cotidiano como abrir la ducha para que el agua corra y poder bañarse. “Si no hay alguien en mi casa, no lo hago”, le confió a El Diario Susana, una docente de 44 años, mamá de dos varones. Esa es una, sólo una, de las secuelas que la violencia de género ha dejado en ella. «Es difícil reconocer que sos víctima», aseguró.

Antes de que 2017 cerrara, Susana habló con Jiménez, para decirle que no quería continuar la relación, que se extendió por un año y medio, aproximadamente. La razón: sus palabras de subestimación y sus gestos de control, que la habían llevado progresivamente a alejarse de familiares y amigos. Quizás lo que la hizo tomar la decisión fue la pretensión del hombre de que les restara tiempo y dedicación a sus hijos, que tienen 14 y 21 años, para estar más con él. No estaba dispuesta a hacerlo, y entendió que terminar era lo mejor.

Aunque lo habían hablado, Jiménez apareció en Año Nuevo en la casa paterna de ella. Llegó, en apariencia, con la buena intención de saludar y compartir un rato con ellos. Surgió la propuesta de ir a bailar a “El Úniko”, el boliche del pueblo, y allí pasaron la madrugada Jiménez, Susana, su hermano y la esposa de éste.